Arcimboldo

¿Antiguo es sinónimo de aburrido? Las obras renacentistas de Arcimboldo son de las que más os llaman la atención cuando las presento en clase.
Nació en Milán en 1526 hijo de Biagio, pintor. Tras diversos encargos en el norte de Italia tuvo un taller propio y discípulos en Roma. En 1562 se convirtió en retratista en la corte de los Habsburgo en Praga. Fue también el decorador de corte y diseñador de trajes, aparatos hidráulicos milagrosos e instrumentos musicales fantásticos.
Su obra convencional, pinturas tradicionales de género religioso, ha caído en el olvido. No ocurre lo mismo con sus «caprichos», cuadros en los que los conjuntos de flores, frutas, mariscos o peces, crean figuras simbólicas.
Estos retratos de cabezas humanas hechas de verduras, frutas y raíces, fueron muy admirados por sus contemporáneos y aún hoy suscitan fascinación, aunque durante mucho tiempo fueron despreciadas
hasta fueron redescubiertas a principios del siglo XX por artistas surrealistas como Dalí.

Haz click en las obras para ampliarlas.