Orden y forma. Louis I. Kahn.


El orden es.
El diseño es dar forma en el orden.
La forma surge de un sistema de construcción.
El crecimiento es una construcción.
En el orden está la fuerza creadora.
En el diseño están los medios:
dónde, con qué, cuándo, con cuánto.
La naturaleza del espacio refleja lo que éste quiere ser.
¿Es el auditorio un Stradivarius o es un oído?
¿Es el auditorio un instrumento creador
afinado para Bach o para Bartok?
En la naturaleza del espacio está el espíritu
y la voluntad de existir de cierta manera.
El diseño debe seguir estrechamente esa voluntad.
Por eso un caballo pintado a rayas no es una cebra.
Una estación de ferrocarril antes que un edificio
quiere ser una calle,
surge de las necesidades de la calle,
del orden del movimiento.
A través de la naturaleza el por qué.
A través del orden el qué.
A través del diseño el cómo.
Una forma surge de los elementos estructurales
inherentes a la forma.
Una cúpula no ha sido comprendida
si surgen preguntas sobre cómo construirla.
Nervi hace crecer un arco.
Fuller hace crecer una cúpula.
Las composiciones de Mozart son diseños.
Son ejercicios de orden intuitivo.
El diseño incita a más diseños.
El diseño deriva sus imágenes del orden.
Las imágenes son la memoria, la forma.

El estilo es un orden adoptado.
El mismo orden creó al elefante y al hombre.
Son diseños diferentes,
nacidos de diferentes aspiraciones,
conformados en diferentes circunstancias.
El Orden no implica Belleza:
el mismo orden creó al enano y a Adonis.
El Diseño no produce Belleza,
la Belleza surge de la selección,
afinidad, integración, amor.

El Arte es una forma que pone vida en el orden .
El Orden es intangible,
es un nivel de conciencia creadora
que asciende indefinidamente de nivel.
Cuanto más alto el orden
mayor es la diversidad en el diseño.
De lo que el espacio quiere ser,
lo insólito puede ser revelado al Arquitecto.
Del orden extraeré fuerza creadora
y poder de autocrítica
para darle forma a ese insólito.

De ahí nacerá la Belleza.